Blog

Cuando los huevos fueron considerados uno de los alimentos responsables del aumento del colesterol entra la población, su ingesta fue desterrada de las dietas saludables. Sin embargo, numerosos estudios posteriores han demostrado que esta afirmación no se sostiene, más bien al contrario. Actualmente, sabemos que la contribución de este superalimento al colesterol es un mito, como también conocemos los innumerables beneficios de consumo huevos ecológicos.

Hemos hablado mucho sobre los nutrientes de los huevos, incluso podemos clasificar a este ingrediente (básico en cualquier cocina) como un superalimento. Pero, quizá, sus beneficios vayan mucho más allá de lo que pensamos. En nuestra empresa de huevos camperos queremos hacernos eco de un boletín emitido por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España en que se establece una relación entre los nutrientes del huevo y la función cerebral. Es decir, el consumo de este alimento puede mejorar nuestro rendimiento intelectual.

Irremediablemente, con el paso del tiempo envejecemos. Nuestro organismo experimenta cambios físicos, psíquicos y sociales que se agudizan todavía más en la tercera edad. Por todo ello, nuestros mayores son vulnerables en el ámbito sanitario y es necesario cuidar al máximo los aspectos nutricionales en esta etapa. Los nutrientes esenciales deberán ingerirse en mayor cantidad que anteriormente y, en este sentido, el huevo es un alimento muy interesante. Sus nutrientes son de gran valor. Además, comprar huevos camperos es la mejor alternativa para incrementar las cantidades de EPA y DHA, nutrientes básicos en edades avanzadas.

La preocupación por preservar el medioambiente no deja de incrementarse. En este escenario, son muchos los investigadores científicos que continúan investigando para descubrir nuevas fuentes de energía limpia. ¿Te imaginas obtener dicha energía mediante tus huevos camperos? Pues parece que es posible, al menos a esta conclusión ha llegado un equipo de la Universidad de Osaka en Japón. Su trabajo se basa, principalmente, de una nueva fórmula para emplear las claras del huevo como combustible libre de dióxido de carbono. Precisamente, esta última sustancia es la que genera los gases de efecto invernadero.

Si te paras a pensarlo, es posible que existan muchas más formas de preparar los huevos de las que imaginabas. Fritos, cocidos, revueltos, en tortilla, escalfados... Desde luego, solo debemos reparar en esta cuestión para darnos cuenta del gran potencial de este superalimento. Los huevos camperos a precio asequible son un ingrediente básico, que nunca puede faltar en nuestra cocina. De hecho, se emplean para la elaboración de los platos más tradicionales y resultan clave en la repostería.