Lo has escuchado. Todos lo hemos hecho. El colesterol del huevo es malo para la salud y, por tanto, tenemos que limitar al máximo su ingesta. Algo parecido, ¿verdad? ¿Y qué hay de cierto? ¿Nos creemos este viejo mito que ha llegado hasta nuestros días? ¿O mejor ofrecemos información científica y médica para que cada uno saque sus propias conclusiones? Realmente consideramos que esta última es la mejor opción. ¡Comenzamos!