Es una de las primeras cosas que aprendemos cuando nos emancipamos. La primera lección sobre cómo sobrevivir fuera del hogar. De hecho, se supone que es una de las tareas de cocina más sencillas. Hemos visto millones de veces cómo se hace. Pero cuando nos ponemos manos a la obra no siempre conseguimos un plato para enmarcar. En nuestra empresa de huevos camperos sabemos bien que se trata de poco menos que una obra de arte. Una habilidad que se perfecciona con el tiempo y, sobre todo, con la práctica.

La mala relación entre el huevo y el calor es de sobra conocida. Cuando las temperaturas suben es mucho más importante, si cabe, tener cuidado con las intoxicaciones alimentarias. Esto es así para preservar nuestra salud, ya que con el calor son muchos los alimentos que pueden perderse y crearnos problemas de salud. En esta época del año, se habla mucho de la salmonela una bacteria que desarrollan los huevos en malas condiciones de conservación y que pueden causar síntomas de diversa gravedad en el organismo humano. Evidentemente, en nuestro punto de venta de huevos sabemos que es importante consumir este alimento fresco y conservarlo siempre en nevera para evitar problemas de mayor consideración.

Seguramente has escuchado, en más de una ocasión, que el consumo de claras de huevo es beneficioso para los deportistas. Es probable que hayas visto alguna película donde algún deportista de élite consume huevos por sus innumerables beneficios, como Rocky. No se trata de un mito, las claras de este alimento ayudan a mejorar la masa muscular y aportan energía para la práctica de ejercicio físico. Los huevos ecológicos son una gran alternativa a la hora de hacer deporte, pero lo que sí es cierto es que habrá que prestar atención a cómo los preparamos.

Es la primera vez que nuestro país se posiciona dentro de las diez naciones con más consumo de productos ecológicos. Resulta evidente que la población española está cada día más concienciada sobre las bondades de este tipo de alimentación. En nuestro punto de venta de huevos de gallina nos parece una gran noticia y hemos querido compartirla contigo. En el caso de los huevos, los cuidados y la alimentación de las gallinas ponedoras, resulta una cuestión fundamental para conseguir un producto de mayor calidad.

Estamos acostumbrados a ver los huevos de pascua en Semana Santa, pero quizá no sepas de dónde viene esta tradición. Desde nuestra granja ecológica de gallinas queremos compartir contigo esta historia que es mucho más antigua de lo que podamos pensar. De hecho, sus orígenes se remontan al siglo IV. Por entonces, el catolicismo no aconsejaba el consumo de huevos durante la cuaresma. Sin embargo, las gallinas seguían poniendo sus huevos cada día y tirarlos sería pecado, así que las familias acumulaban huevos en abundancia. El primer domingo de resurrección era una fecha señalada en la que acababa dicha prohibición y se preparan comidas a base de huevo y se hacían ofrendas con este alimento entre amigos y familiares.

El bienestar animal de las gallinas y su alimentación son dos cuestiones fundamentales en la calidad de los huevos que ponen. En los últimos años, se ha generado cierto revuelo sobre la necesidad de mantener unas condiciones mínimas de salubridad para las gallinas ponedoras de una explotación industrial. En este sentido, se han establecido ciertos límites sobre el espacio mínimo del que debe gozar cada animal y sobre cómo afecta la alimentación de los ejemplares en la calidad final del huevo. En nuestra granja, donde puedes comprar huevos al por mayor, apostamos por que nuestras gallinas vivan lo más felices posible. Por este motivo, cuidamos su alimentación y hasta les ponemos música.

Aparentemente, todos los huevos son iguales ¿verdad? Pueden ser de diferentes tamaños o tener la cascara más o menos clara. Pero son huevos al fin y al cabo ¿no? A simple vista puede parecerlo, pero lo cierto es que el estilo de vida de la gallina que lo pone puede afectar a la calidad final del mismo. Es importante saber distinguir entre las diferentes variedades de huevos que podemos encontrar en el mercado. Normalmente, donde más dudas surgen es entre los huevos camperos y los ecológicos. La diferenciación entre ellos la marca algo más que el precio final.

Podemos decir que el huevo es un superalimento y no nos equivocaremos lo más mínimo.  Ante todo, hay que destacar la gran cantidad de beneficios nutricionales que nos aporta su ingesta. Quizá pienses que te contamos todo esto porque somos un punto de venta de huevos de calidad, pero nada más lejos de la realidad. Lo hacemos porque este alimento, que además es económico, nos aporta proteínas, vitaminas y minerales. En contrapartida, se habla mucho sobre las posibilidades de que el huevo incremente el colesterol malo por los lípidos que se encuentra en la yema, abordaremos esta cuestión más adelante. Lo que sí podemos decirte ya  es que tiene un alto valor saciante y, también, que es un nutriente esencial para el cerebro.

Navegación de entradas