Granjas Redondo | ¿Cuáles son las formas más saludables de preparar los huevos?
16495
single,single-post,postid-16495,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

¿Cuáles son las formas más saludables de preparar los huevos?

huevos camperos a precio asequible

¿Cuáles son las formas más saludables de preparar los huevos?

Si te paras a pensarlo, es posible que existan muchas más formas de preparar los huevos de las que imaginabas. Fritos, cocidos, revueltos, en tortilla, escalfados… Desde luego, solo debemos reparar en esta cuestión para darnos cuenta del gran potencial de este superalimento. Los huevos camperos a precio asequible son un ingrediente básico, que nunca puede faltar en nuestra cocina. De hecho, se emplean para la elaboración de los platos más tradicionales y resultan clave en la repostería.

No nos cansamos de destacar los beneficios de este alimento. Su precio no es elevado y cuentan con una gran cantidad de nutrientes y proteínas. Los nutricionistas señalan que este ingrediente no debería faltar jamás en cualquier frigorífico. Como ya hemos comentado, existen muchas formas de prepararlos, surgiendo así un fenómeno viral a nivel mundial en las redes sociales: el #cloudeggs.

A estas alturas de la era digital, no vamos a descubrir la panacea si señalamos que son muchos los que disfrutan de fotografíar su comida y subir las imágenes a la red. Bien, pues dentro de esta tendencia, destaca esta modalidad de preparar los huevos-nube o nube de huevo. Esta elaboración resulta baja en calorías.

Sin embargo, una de las ventajas de este método de preparar huevos es la textura, mucho más esponjosa. Las claras se vuelven crujientes, mientras que las yemas permanecen suaves. En Granjas Redondo te contamos cómo preparar este plato y triunfar en las redes sociales, coge papel y lápiz y apunta la receta.

  1. En primer lugar, habrá que separar la clara del huevo. Vale, sí es un poco más laborioso, pero el resultado merecerá la pena.

  2. Después añade sal a las claras y bátelas a punto de nieve. El proceso es el mismo que para preparar merengue.

  3. Tendrás que extender las claras en una bandeja, sobre papel para el horno. Recuerda hacerles un agujero en el medio, donde irán las yemas. Siempre puedes usar un molde para darle alguna forma graciosa.

  4. Precalienta el horno a 230 grados y deja que las claras se hagan durante 5 minutos.

  5. Saca la bandeja del horno, coloca las yemas en el agujero que has hecho previamente y devuélvelas al horno otros tres minutos.

Y listo. Prepárate para degustarlos: sanos, bajos en calorías y deliciosos.

No hay comentarios

Escribe un comentario