El huevo es uno de los alimentos más beneficiosos que existen, tanto para el cuerpo como para la mente. Se caracteriza por su alto contenido en proteínas de alto valor biológico, así como en otros nutrientes esenciales para el buen funcionamiento del organismo. Además, tiene un contenido calórico muy bajo, por lo que también es apto para personas que desean perder peso. Si estás interesado en comprar huevos camperos, seguro que te interesa conocer algunas de las recetas con huevo más deliciosas.

El huevo es uno de los alimentos más saludables que existen. Claro que para beneficiarse de todas sus propiedades nutritivas es importante apostar por huevos camperos de calidad.

¿Cuál es la composición nutricional del huevo?

El huevo es un alimento completo y equilibrado. Tiene un alto contenido en nutrientes esenciales para el buen funcionamiento del organismo, tanto a nivel físico como mental: proteínas, hidratos de carbono, minerales, grasas y vitaminas.

Clara

La clara se compone principalmente de agua y proteínas de alto valor biológico. También contiene otras sustancias, aunque en cantidades mínimas, tales como grasas y minerales.

Yema

El 33% de la yema se compone de proteínas y el 67% restante de grasas. Hay quienes consideran que su alto contenido en grasas hace del huevo un alimento poco saludable. Pero nada más lejos de la realidad. En Avicola Redondo sabemos que aproximadamente el 25% de las proteínas proceden del ácido oleico, lecitinas y fodatidos.

En cuanto al colesterol, supone alrededor del 6% de la grasa total que contiene la yema. Esta parte de los huevos camperos también es rica en vitaminas de los grupos A, B, D, E, así como en hierro, calcio y fósforo.

 Principales beneficios del huevo

El huevo es uno de los mejores alimentos para combatir el envejecimiento prematuro tanto de la piel como de las células gracias a sus propiedades antioxidantes. Además, gracias a su contenido en vitamina D, ayuda a mantener los huesos fuertes.

El consumo de este alimento está especialmente recomendado en deportistas. Las proteínas de alta calidad cuentan con los aminoácidos esenciales que el organismo necesita para la recuperación muscular después de hacer ejercicio de gran intensidad.

Otro de sus grandes beneficios está relacionado con la colina. Se trata de una sustancia relacionada con las vitaminas del grupo B, esenciales para el buen funcionamiento del cerebro. Favorece la comunicación de las neuronas, minimizando así el riesgo de sufrir alzhéimer.

Y, por último, cabe destacar que el huevo protege y cuida la salud cardiovascular. Eleva los niveles de colesterol bueno en sangre gracias a la lecitina.

Hay diferentes formas de clasificar a los huevos de las gallinas, por eso están identificados como grandes o huevos camperos, aunque las formas más interesantes por la información que aportan al consumidor son según el tipo de crianza de las gallinas, la calidad y según su tamaño de los huevos, los dos primeros datos vienen reflejados en el código que es obligatorio que lleve cada huevo de forma individual, aunque también suelen estar en el envase.

Según el tipo de entorno en el que se cría a las gallinas, que puede ser en una jaula, en el suelo, campera o de producción ecológica. Las gallinas criadas en jaulas corresponden a la categoría 3, ya que viven en naves sin luz natural y con las luces siempre encendidas para favorecer la producción, siempre dentro de jaulas diseñadas para no permitir su movimiento y para que los huevos no se ensucien, además de facilitar su recogida, con una alimentación a base de cereales en su mayoría mezclados con medicamentos por su salud. Las gallinas criadas en naves son las de la categoría 2, conviven en gallineros con agua, comida (similar a la de las criadas en jaulas), ponederos y zonas de descanso, tampoco salen al exterior. Las gallinas que ponen huevos camperos son las de clase 1 que son criadas al aire libre y disponen de un gallinero, tienen acceso a hierba y plantas vivas, pero su alimentación es similar a los dos casos anteriores. La clase 0 corresponde a las gallinas ecológicas, cuyas instalaciones son similares a las de las camperas pero en tierras no tratadas con químicas, no son medicadas por sistema y no se utilizan alimentos transgénicos, ya que su comida es a base de piensos producidos por la agricultura ecológica.

Otra forma muy extendida de clasificar los huevos es por su tamaño, que está indicado por una letras según su peso, los más pequeños son los S y pesan menos de 53 gramos, después están los medianos o los M que pesan entre 53 y 63 gramos, seguidos de los grandes o L cuyo peso oscila entre 63 y 73 gramos y, por último, los súper grandes o XL con un peso igual o mayor de 73 gramos.

En Granjas Redondo te ofrecemos una gran variedad de huevos de gallina de excelente calidad totalmente garantizada porque son criadas con mucho cariño.

Hoy en día se ha recuperado el valor por los alimentos auténticos, los que más se asemejan a una producción casi artesanal de otra época, este es el caso de los huevos camperos, que sin un estudio que respalde que son mejores, hay una tendencia bastante consolidada en su consumo, por eso en Granjas Redondo ofrecemos este y otros tipos de huevos que ofrecen una excelente calidad y un sabor como el de antes.

La versatilidad y poder nutricional del huevo lo han convertido en un elemento básico de la dieta de multitud de sociedades. Por eso hoy nos apetece repasar algunas recetas representativas de distintas culturas alrededor del mundo y que giran en torno a él. Con tu maña en la cocina y unos buenos huevos camperos seguro que puedes animarte a hacer alguno de estos platos con un resultado espectacular.

Shakshouka

Esta delicia de la cocina árabe consiste en una sartén o cazuela de huevos escalfados acompañados de tomate, cebolla, chiles y una variedad de especias que pueden incluir pimentón, comino y cayena. A partir de ahí, se abre el abanico al gusto propio de cada zona y existen variedades con cordero o queso feta.

Chawanmushi

Si no conocías esta receta japonesa, es probable que te sorprenda: la base es una natilla de huevo, pero a diferencia de lo que consideramos habitual, se trata de un plato salado que se consume como aperitivo. Así, la base está aderezada con salsa de soja, mirin –un vino de arroz más dulce que el sake– y dashi, un caldo de pescado. Se le pueden añadir todo tipo de ingredientes sólidos, tanto mariscos como pollo o setas shiitake, así como comerlo con fideos udon.

Kuku

Esta especialidad iraní tiene el aspecto de una tortilla verde: el huevo va mezclado con una cantidad copiosa de hierbas aromáticas y todo ello es cocinado a fuego lento. El resultado es sorprendente tanto en lo visual como en lo gustativo.

Huevos rancheros

¿Quién no disfruta con la cocina mexicana? Unos huevos fritos con frijoles y salsa sobre las omnipresentes tortillas de maíz ofrecen un resultado espectacular al que puedes añadir algún ingrediente extra de tu agrado. Aunque en los restaurantes temáticos de nuestra geografía podemos pedir este plato como parte de la carta regular, en realidad originalmente es una elaboración de desayuno.

Tokneneng

Si vas de viaje a Filipinas, es posible que te encuentres con un puesto callejero vendiéndolo, puesto que es uno de los snacks más populares del país. Se trata de huevos cocidos y a continuación rebozados en una especie de tempura anaranjada, que le debe su color al achiote. Suelen servirse con una salsa de vinagre especiado para mojar.

¿Tienes otras recetas internacionales a base de huevo que estén entre tus favoritas? Desde Granjas Redondo te animamos a contárnoslas y a seguir disfrutando de las mil y una posibilidades de este alimento.

La dieta de los bebés se va conformando de forma progresiva. Primero se alimentan de leche, luego se incluyen los cereales y, más tarde, la fruta. Cuando comienza a comer purés, se le puede ir introduciendo verduras, carne y otros alimentos. El huevo es uno de los primeros alimentos que se introduce en la dieta de los más pequeños, ya que es muy nutritivo y completo. Sin embargo, según nuestra experiencia en la venta de huevos camperos sabemos que suscita muchas dudas.

Como todos los animales, las gallinas emiten sonidos para comunicarse. En este caso, los sonidos que emiten los conocemos como cacareos. Estudios científicos han conseguido distinguir hasta 33 cacareos diferentes y cada uno de ellos quiere lanzar un mensaje distinto. Si nos fijamos bien, podemos notar los matices. A la hora de comprar huevos camperos, sabemos que las gallinas felices ponen huevos de mayor calidad. El bienestar de estos animales resulta fundamental, así que vamos a profundizar un poco más en el comportamiento que suelen presentar estas aves.

Hemos hablado mucho sobre los nutrientes de los huevos, incluso podemos clasificar a este ingrediente (básico en cualquier cocina) como un superalimento. Pero, quizá, sus beneficios vayan mucho más allá de lo que pensamos. En nuestra empresa de huevos camperos queremos hacernos eco de un boletín emitido por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España en que se establece una relación entre los nutrientes del huevo y la función cerebral. Es decir, el consumo de este alimento puede mejorar nuestro rendimiento intelectual.

La preocupación por preservar el medioambiente no deja de incrementarse. En este escenario, son muchos los investigadores científicos que continúan investigando para descubrir nuevas fuentes de energía limpia. ¿Te imaginas obtener dicha energía mediante tus huevos camperos? Pues parece que es posible, al menos a esta conclusión ha llegado un equipo de la Universidad de Osaka en Japón. Su trabajo se basa, principalmente, de una nueva fórmula para emplear las claras del huevo como combustible libre de dióxido de carbono. Precisamente, esta última sustancia es la que genera los gases de efecto invernadero.

Navegación de entradas