Granja

¿Cuántos huevos pone una gallina al año?

Una duda enorme: ¿Cuántos huevos pone una gallina al año? ¿Te has parado a pensarlo alguna vez? Seguro que sí. Por eso, vamos a aprovechar estas líneas para tratar de explicártelo de manera detallada. ¡Comenzamos!

Lo primero que tienes que saber es que hay una gran diferencia entre el número de huevos que ponen las gallinas industriales de las que se crían en granjas ecológicas. Se estima, de hecho, que es hasta diez veces mayor. Una diferencia enorme que tiene su explicación.

Del mismo modo que los huevos ecológicos no son del mismo tamaño ni sabor que los industriales, el número total de producción anual tampoco lo es. El trabajo en las granjas avícolas industriales está destinado a la puesta masiva de huevos, mientras que en los huevos ecológicos se cuida también el resultado final, que sean más naturales y que su tamaño y sabor sean superiores.

A la pregunta de cuántos huevos pone una gallina al año, tienes que tener claro que la diferencia es abismal entre las gallinas criadas en libertad y entorno saludable y aquellas que están confinadas en recintos industriales.

Una gallina criada en granjas ecológicas puede poner unos 40 huevos en un año. Son animales criados en recintos naturales, con una buena alimentación, sin estrés y, en definitiva, son gallinas felices.

En el lado contrario, en las granjas avícolas industriales, una gallina puede llegar a poner casi 300 huevos. Estamos hablando de casi 10 veces más, lo que es síntoma claro de casos de sobreexplotación de las posibilidades naturales del animal.

Esta situación es síntoma de estrés para los animales, con consecuencias perjudiciales para las gallinas y también para el producto final. No en vano, el calcio necesario para poder generar todo ese volumen de producción deja sus huesos muy débiles y frágiles, con propensión a romperse.

Por tanto, la diferencia entre cuántos huevos pone una gallina al año según su procedencia es enorme, pero también lo es la calidad final del producto y, sobre todo, las condiciones en las que viven los propios animales. Apostamos por una crianza ecológica y de calidad, siempre respetable y amigable con la naturaleza y el medioambiente.