Ecológicos

Lo ecológico, un valor añadido

¿Tienes claro qué tipo de huevo incluir en tu cesta de la compra? ¿Qué hace que los huevos ecológicos sean diferentes? ¿Por qué decantarse por estos en vez de por los de producción industrial?

¿De qué hablamos realmente cuando decimos que un huevo es ecológico? ¿Qué es un huevo ecológico realmente? Los certifican empresas privadas o certificadoras públicas en función de la comunidad autónoma. Todos los años se ha de pasar una inspección para revalidar el título de “ecológico”. Hay una serie de requisitos. Lo primero que tenemos que tener claro es que la producción ecológica está ligada al suelo. Usa productos de síntesis química de manera muy reducida, según autoriza el reglamento. Solo puede haber seis gallinas por metro cuadrado y tienen que alimentarse con materias primas que procedan de la agricultura ecológica. La normativa exige una superficie agrícola de una hectárea por cada 250 gallinas. Se trata de no superar los niveles de nitrógeno marcados.

Las aves han de disfrutar ocho horas diarias de oscuridad ininterrumpida en la nave o espacio en el que vivan. Tienen que tener acceso libre a la zona de tierra y hierba para desarrollar su actividad natural gallinácea.

¿Cómo distinguir los huevos ecológicos?

En la caja tenemos que fijarnos en tres cosas:

  1. Que ponga que son huevos de producción ecológica.
  2. Que lleven la etiqueta del sello ecológico europeo.
  3. Que incluya el logotipo de la entidad certificadora acreditada.

Ten presente que, en el etiquetado, biológico y ecológico quieren decir lo mismo. Para saber si un huevo es ecológico nos podemos fijar además en los códigos. En la cáscara vemos impresionado un código que empieza por un número (0, 1, 2 o 3). Hace referencia a la forma de cría:

  • 0 gallina ecológica.
  • 1 gallina campera.
  • 2 gallina criada en suelo.
  • 3 gallina criada en jaula.

El código 1 corresponde a las gallinas camperas. Viven en explotaciones al aire libre y sobre tierra. La densidad es de nueve gallinas por metro cuadrado en interior y han de tener acceso a tierra.

En cuanto a bienestar animal, casi no hay diferencias entre los huevos de gallina campera y los huevos ecológicos. La diferencia radica en la alimentación del animal y en determinados tratamientos veterinarios. Las gallinas ecológicas suelen tener una esperanza de vida de dos años (cuatro o cinco meses hasta que ponen huevos y año y medio de vida productiva).

En todo caso, es clave apostar por un etiquetado claro y por que los lineales del supermercado estén bien segmentados. A la hora de pasar por caja, ten claro que producir huevos ecológicos es más complicado y costoso que en el caso de los huevos estándar. El espacio requerido es mucho mayor. Un perímetro que hay que vallar y proteger de animales rapaces.